Los choques se cobran el segundo muerto y el Gobierno detiene a sindicalistas