Un ciclista propulsado por cohetes alcanza los 333.1 km/h en menos de 5 segundos