Una estrella de cuatro dimensiones pudo haber creado el universo