El 90 por ciento de los alumnos que fracasan han sido repetidores y absentistas