Menos del uno por ciento de los mares europeos está legalmente protegido