El 2008 se cierra con 560 muertos menos en las carreteras españolas