Las residencias, las últimas víctimas de la subida del alquiler en Barcelona