La cara destrozada y siete dientes menos tras explotarle un cigarrillo electrónico