Los cigarrillos actuales contienen la mitad de tabaco que hace 40 años