El cinturón de seguridad salva vidas: la mitad de los fallecidos en carreteras podrían haberse salvado