El circuito de Fórmula Uno, imagen de la decadencia de Valencia