Los trenes que circulan por la zona del terremoto reducen la velocidad para detectar eventuales daños en las vías