Una ciudad escocesa ofrece dinero a los fumadores para que dejen el tabaco