La ciudad turolense de Sarrión se convierte un año más en la capital de la trufa