El cambio climático puede costar unos 10.000 millones de dólares en afectaciones a Centroamérica