Los 23.000 niños sin casa de Nueva York también tienen un sueño