Un coche alcanza los 435 kilómetros por hora