El coche en verano, más peligroso