El Albaicín castiga al despistado