Las calles de París reciben a más de 700 coches de época