Los coches no pisan los talleres