El olfato de Coco, un perro policía, localiza dinero, joyas y drogas escondidos en un coche en Cádiz