Los coffeeshops, sólo para socios holandeses