El colapso en Vigo vivido desde dentro