Las colas del hambre no descansan en vacaciones: las filas aumentan en pleno agosto