Tiene tres años, coletas y viajaba sola: el rostro amable de la inmigración ilegal