Los comerciantes de una calle de Barcelona, hartos de los frecuentes robos: "Señores ladrones, ya no dejo ni un céntimo"