Enero, el mes del infarto por los excesos de Navidad