Un comisario lo tiene claro: El 1 de octubre todo estaba perfectamente organizado y estructurado