Si el plinton se te resiste, llegan tus amigos