El mundo se compromete con la seguridad Chernóbil con la mirada puesta en Fukushima