La situación empieza a ser dramática en el campo por culpa de la sequía : '‘no tenemos agua para regar más’’