Las comunidades autónomas discrepan en cómo tratar a los centros que educan por sexos