Bilbao y Valencia protestan contra los abusos sexuales sufridos en la infancia