Una mayor concienciación evitaría los casos de infradiagnóstico en asma y EPOC