En la condena por homicidio o asesinato la clave es el cuerpo de la víctima