Un etarra condenado a 22 años, absuelto del intento de secuestro que confesó