La conexión por tren de Extremadura, la asignatura pendiente de las infraestructuras