Uno de los cuatro detenidos por el asesinato del guardia civil de Don Benito confiesa ser el autor material del crimen