Las consultas se saturan de bulos pseudocientíficos y a los médicos les faltan recursos para rebatirlas