El consumo cultural crece en España en los últimos cuatro años