Ir de compras cuando estás de mal humor no relaja y es malo para el medio ambiente