La contaminación por dioxinas obliga a cerrar 4.700 granjas en Alemania