La contaminación obliga a activar la alerta en Barcelona