Se intensifica el control para evitar expolios de tesoros arqueológicos subacuáticos