Extinguidos los fuegos en la Ribeira Sacra: los vecinos de duermen más tranquilos tras 48 horas de miedo