El controlador César Cabo dice que el Gobierno "sabía que esto podía ocurrir"