Los controladores usan Internet como altavoz mientras el debate crece en la Red