Los controladores se niegan a declarar y el fiscal general anuncia penas de hasta 8 años