Unos 30 controladores declararán desde el jueves ante la Fiscalía de Madrid